Investigadores alertan sobre peligro de la peste bubónica en la humanidad

Un brote de peste bubónica, enfermedad causada por la bacteria Yersinia pestis, ha provocado la muerte de al menos 31 personas en la República Democrática del Congo.

Hombre de 38 años es la tercera víctima de la peste bubónica en Mongolia
© Rt

Aunque la peste bubónica puede ser curada con distintos antibióticos, parte de la población en algunos países de África carece de acceso al tratamiento adecuado.

«Entre el 15 de noviembre y el 13 de diciembre se identificaron múltiples casos de peste en el área de Biringi de la provincia de Iturien, el noreste de ese país», Según le informó a , Anne Laudisoit, miembro de la ONG Ecohealth Alliance.

Por su parte, el ministro de salud de Ituri, Patrick Karamura, aseguró que al menos 520 personas han contraído la enfermedad y más de 31 han fallecido.

La infección por Yersinia pestis puede ocasionar también peste neumónica y septicémica, pero lo más habitual es que el enfermo desarrolle peste bubónica, esto sucede cuando el bacilo viaja a través de los canales sanguíneos y ataca a los ganglios linfáticos.

De acuerdo con Karamura, la mayoría de los casos registrados en esa nación desde el comienzo del brote son de peste bubónica, aunque también hay cinco casos de la variante neumónica y dos de la septicémica.

Quienes contraen la enfermedad y no reciben antibióticos, tienen hasta un 90% de posibilidades de morir, por lo que esta infección, que los investigadores creen que se originó en Asia Central, supone un peligro para los humanos desde hace siglos.

De hecho, la Yersinia pestis fue responsable del brote epidémico más mortífero de la historia, conocido como la peste negra, que azotó Europa a finales de la Edad Media y mató a un tercio de su población.