Koeman se estrena en el Barcelona con victoria ante el Nàstic

Las preguntas han empezado a responderse sobre la llegada de Ronald Koeman al FC Barcelona, el técnico dibujó «dos equipos» a partir de un 4-2-3-1, para superar con victoria al Nàstic.

El primer equipo del FCBarcelona durante su victoria ante el Nàstic
© Goal

 

Luego de todo el ruido de las pasadas semanas, el Barcelona volvió al terreno de juego bajo la dirección de Koeman, superando al Nàstic con calidad y con noticias esperanzadoras como el debut de Trincao y Pedri, la motivación de Coutinho o la recuperación de Dembélé.

El proyecto del neerlandés vio la luz, con un 4-2-3-1 de manual con Aleñá junto a Busquets y Pedri ejerciendo de centro delantero, Griezmann por detrás en clara referencia al ataque, y Messi con Dembélé en los laterales.

El Barca creó su primera jugada de peligro, con Alba poniéndola en el área, Dembélé recibiendo en el lateral izquierdo, solo en el área y no falló, para dar el primer gol de la era Koeman.

De esta forma, el equipo culé encerró al Nàstic en su área, incapaces de superar el medio campo ante la presión del Barcelona. Brugé vio el balón, Messi la recibió de espaldas y la dejó para que Sergi Roberto probara a Wilfred, que rechazó a como pudo.
El segundo tanto llegó desde los once metros, luego que Piqué fuera derribado en el área. Messi decidió ceder el balón a Griezmann, quién por supuesto no falló, un gesto para nada pequeño, quizás tratando de sumar «soldados» para la batalla en el Barca, sobre todo porque el francés falló sus últimos penaltis con Francia.

El partido se volvió rudo durante los últimos minutos del primer tiempo, donde el Barcelona buscó el tercer gol tratando de desmontar la defensa. En el último instante, un centro de Amang casi costó el empate.

Un nuevo equipo

En la segunda mitad debutó Trincao, y Coutinho volvió a vestirse de blaugrana tras el 8-2 de Lisboa. Riqui Puig, Araujo y Cuenca también se sumaron, junto a De Jong como mediocentro.

Coutinho tuvo su arranque muy enérgico, con el 14 a la espalda y pidiéndolas todas, dando velocidad al balón y logrando otro penalti que lanzó con confianza a la red, sumando el tercero del Barcelona.

El brasileño dejó detalles interesantes y, sobre todo, una gran personalidad, la mejor forma de empezar a crecer de blaugrana. Hizo mucho daño por la banda derecha, acertado siempre en la toma de decisiones.

Con información de Sport