Del silencio al estallido: Así fue el asalto a la casa de «Chema» Castillo

La noche del 27 de diciembre de 1974, sería una noche que daría un impulso en la lucha al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), tras haber pasado un período de acumulación de fuerzas y de muchas bajas de sus dirigentes a manos de la Guardia Somocista.

Comando "Juan José Quezada".
© Archivo / Viva Nicaragua, Canal 13

El FSLN organizó una impecable operación, que sorprendió a la dictadura Somocista, se trata de la toma de la casa de “Chema” Castillo, la cual fue preparada sigilosamente e integrada por: Leticia Herrera, Hilario Sánchez, Javier Carrión, Omar Halleslevens, Joaquín Cuadra, Alberto Río, Róger Deshón, Eduardo Contreras, Germán Pomares, Eleanora Rocha, entre otros.

José María Castillo, conocido como Chema Castillo, en esa fecha ofrecía una fiesta en honor al embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Turner B. Shelton, también participaban funcionarios del dictador, cuerpo diplomático y empresarios somocistas.

El Comando “Juan José Quezada”, nombre que se daba en honor a un mártir asesinado por Somoza, marcó un hito en la historia de Nicaragua, pues dio más impulso a la rebelión de los guerrilleros sandinistas en su lucha por la libertad y soberanía de su patria.

La exitosa operación permitió liberar a los sandinistas encarcelados, quienes eran torturados en las mazmorras del Somocismo, entre ellos: José Benito Escobar, el Comandante Daniel Ortega, Lenin Cerna, Julián Roque, Manuel Alí Rivas y Jacinto Suárez.

El Comando «Juan José Quezada» llega finalmente con sus compañeros a Cuba, donde permanecen unos días, y luego se unen a la lucha en su terruño, hasta liberarla del dictador Somoza, tarea en las cuales muchos ofrendaron su vida.

Dicha acción elevó la moral de lucha y llegó a desembocar en el triunfo de la Revolución Popular Sandinista en el año de 1979, cuyo objetivo era el desarrollo del país, la igualdad, restitución de derechos y bienestar común.

A 46 años después de esa fecha histórica del 27 de diciembre de 1974, el FSLN está abocado a conseguir el desarrollo, apoyando las políticas públicas que son de beneficio para la sociedad, para Nicaragua, así como continuar reduciendo esos componentes de pobreza extrema, y que el pueblo siga en la ruta de levantar el nivel de vida de la sociedad.