Huracán Barry llega a las costas de Luisiana, Nueva Orleans

La tormenta tropical Barry comenzó a debilitarse el sábado 6 de julio, después de llegar a Luisiana como huracán. Mientras en las zonas bajas de Nueva Orleans evadieron las inundaciones graves luego que el sistema frontal dio un giro repentino al Oeste.

Huracán Barry llega a las costas de Luisiana, Nueva Orleans

Por lo tanto, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, informa que Barry es el primer huracán de este 2019 del Atlántico.

“La tormenta tocó tierra cerca de la ciudad de Intracoastal con vientos máximos sostenidos que habían bajado 115 kilómetros por hora”, informaron el CNH.

Asimismo, comunicaron que el domingo Barry tenga aún más fuerza para transformarse en una depresión tropical mientras avanza al interior de Estados unidos.

De hecho, esta tormenta descarga copas de lluvias y puede originar anegamientos y crecer las aguas costeras al Suroeste de Nueva Orleans, afectando las localidades de Baton Rouge y Lafayette.

Es por eso, que el río llegó a crecer el viernes 5 de julio hasta 5,17 metros. Según los cálculos de los diques de Nueva Orleans, así lo informa el Servicio Nacional de Meteorología.

Así que, el nivel de agua podría subir de nuevo por las lluvias anunciadas para este lunes 15 de julio. Aunque, esto va a sobrepasar los 5,20 metros de su punto más alto.

Las precipitaciones siguen siendo el principal peligro, todavía estamos esperando al menos 250 milímetros más de lluvias, con la posibilidad de cantidades más altas en puntos aislados”. Expresa gobernador de Luisiana, John Bel Edwards.

Medidas de seguridad en Nueva Orleans

Debido a las inundaciones de las calles y negocios a orillas del Lago Pontchartrain en Mandeville, al norte de Nueva Orleans, implementaron más medidas de seguridad a los ciudadanos.

Podemos decir ahora que los ríos no superarán los diques en ningún lugar del Misisipi”, dijo Edwards.

De esta manera, las autoridades recomendaron asegurar sus casas, abastecer suministros básicos y refugiarse antes del impacto de Barry.

También, algunos habitantes optaron por dejar la ciudad y funcionarios reportaron un éxodo abrupto de turistas el viernes. Ciertamente, algunas zonas bajas de la costa de Luisiana fueron evacuadas.

Asimismo, el presidente Donald Trump declaró estado de emergencia para el estado desde el viernes. Y en cualquier situación de peligro se determina usar los fondos federales para asistir a personas en caso de desastre.

LEER TAMBIÉN