Anabella Galeno: «Toda mujer sufre depresión postparto»

Mayo, mes dedicado a las madres: el segmento Madre Farandulera tiene la dicha de conversar con Anabella Galeno, quien expresó «Toda mujer sufre depresión preparto y postparto», situación que orilla a concebir pensamientos negativos, y perjudiciales para la salud de la madre y el desarrollo del bebé, cuando una mujer no se siente preparada para ser mamá.

Galeano es una mujer exitosa que nos confesó hoy día es «la mamá más feliz del mundo«, a pesar de sufrir depresión preparto y postparto. Además aprovechó la oportunidad para expresarle a su hijo Fabricio, una disculpa pública por el hecho de haber llegado a pensar en mal acerca de conllevar una vida como familia.

Asimismo, ella nos compartió lo que hace una madre por su hijo, es inmensurable, ya que lucha para que tenga lo mejor y busca la oportunidad para darle lo mejor sin importar las circunstancias.

«Mamá eres el ser lleno de luz, lleno de amor, y bendición. Y en mi corazón te llevo siempre (…)», exclamó Anabella.

Para muchas madres nicaragüenses es una creencia que si sacas al sol a un recién nacido, así evitarás que su piel se torne de color amarillo, aunque está creencia no es del todo cierta, ya que es normal que un bebé tenga un nivel de bilirrubina en la sangre un poco alto después de su nacimiento, padecimiento que recibe el nombre de ictericia .

El término bilirrubina significa sustancia amarilla que el cuerpo produce cuando reemplaza los glóbulos rojos viejos, mismos que son visibles en la piel y en los ojos, ambos lucen amarillentos.

«Y fue la peor etapa de mi vida, ver como a mi niño le metían las sondas y le sacaban sangre«, dijo Anabella. Esto sucedió ya que el bebé tenia ictericia y el tratamiento conlleva analizar su sangre para medir el nivel de bilirrubina.

Anécdota no del todo graciosa, ya que enrealidad Fabricio se enfermo por el alto nivel de bilirrubina en la sangre y no a causa de recibir pocas horas de sol.

«A mi en el campo mi mamá me enseño, cuando nació mi hermana pequeña que sino le da el sol de la mañana le da bilirrubina; yo me pasaba en toda la casa dando vuelta con el bebé, moviendolo para un lado, perseguía el resplandor del sol, me preguntaba ¿donde está el sol? Cuando una nube lo tapaba, así pasaba todo el día. Finalmente me fui a Sébaco. Para que le diera el sol al chavalo, aún así le dio bilirrubina. Y fue la peor etapa de mi vida, ver como a mi niño le metían las sondas y le sacaban sangre«, aseguró.