El béisbol da revancha, Lenin Picota va por el desquite soñado

El béisbol da revancha, Lenin Picota va por el desquite soñado
El béisbol da revancha. Esa puede ser una máxima que atormente a los Leones y la que más motive a Lenin Picota, quien siendo pitcher de Los Tigres no pudo coronarse ante los metropolitanos y ahora tendrá la oportunidad de hacerlo desde el banquillo chinandegano.

Para Picota el campeonato vale más que la satisfacción personal de conseguir un juego sin hit ni carreras y de eso estuvo claro desde aquella tarde del domingo 23 de enero del 2005, cuando alcanzó la gloria en la ciudad de León.

“No hay palabras para describirlo es una emoción muy grande, los fanáticos se merecen esto y que también se les dé el campeonato allá a Chinandega», dijo en esa oportunidad entre saludos y aplausos de sus compañeros y fanáticos que presenciaron su joya monticular.

Lenin Picota ganó 4×0, se quedó sin el juego perfecto al golpear a Juan Vicente López en el octavo episodio, luego de retirar a 23 bateadores en fila y después mordió el polvo de la derrota viendo como los Leones ganaban dos juegos seguidos para coronarse en Chinandega.

Era la primera final de la nueva etapa de la Liga Profesional en Nicaragua. El martes 18 de enero los Tigres ganaron en casa 5-3 a los Leones. El triunfo fue para el entonces Grandes Ligas, Vicente Padilla, el cerrador Boanerges Espinoza, se acreditó juego salvado y la derrota fue para Devern Hansack, en ese primer duelo jonronearon por los chinandeganos Anibal Vega y Edgar López.

En el segundo encuentro, el miércoles 19 enero siempre en Chinandega, los melenudos ganaron 8-5 e igualaron la Serie a un triunfo por bando, con el cubano Julio César Villalón ganando el juego, salvado de Donald Calderón y derrota para Lenín Picota. En ese partido hubo cuadrangulares de Próspero González y Efrén Espinoza por los Tigres y José Malavé para León.

La serie se trasladó a León el viernes 21 enero y en casa los Leones se impusieron 5-2 con triunfo de Gonzalo López, rescate de Julio César Villalón y William Juárez cargó con el revés.

El sábado 22 enero siempre en el Héroes y Mártires de septiembre, Chinandega ganó 11-6 en lo que sería el segundo triunfo de Vicente Padilla, mientras Wilton López salía derrotado y Juan Oviedo y Stanley Loáisiga tumbaron la barda por los Tigres.

En la tarde del domingo 23 enero, Lenin Picota forjaba su obra maestra el juego sin hit, ni carreras con marcador de 4×0, que puso a los chinandeganos arriba 3-2 en la serie.

La final regresó al Efraín Tijerino para el martes 25 enero y León doblegó 9-6 a los Tigres con triunfo para el cubano Miguel Pérez, fracaso de Boanerges Espinoza y dos decisivos cuadrangulares de Henry Roa por los Leones.

Los dirigidos por Noel Areas consumaron la remontada el miércoles 26 enero con un holgado éxito de 12-0, que le dio el título a los Leones. El lanzador cubano Julio César Villalón fue el Jugador Más Valioso (MVP) al conseguir 2 Ganados 0 Perdidos y 1 Juego Salvado.

En esa serie Lenin Picota entró en la historia de la pelota rentada nicaragüense como único pitcher forjador de un No hit, No Run, pero la espinita sigue clavada en su interior y en el corazón de todos los Tigres que buscarán cobrar venganza por la derrota sufrida en la final de hace 14 años.

Picota, ya ganó dos campeonatos con los Tigres, pero el triplete, ante su vecino, su archirrival y hermano felino, debe ser el desquite perfecto que buscará desde este viernes a las 06:00 de la tarde en la Ciudad Universitaria.